MANZANILLA
Sanlúcar de Barrameda

DISFRÚTALA

La mejor compañía

La Manzanilla es el vino de los buenos momentos. Y cualquier momento es bueno para disfrutarla.

En casa, entre amigos, como aperitivo, de tapeo o junto a la alta cocina.

Nada como la compañía de una Manzanilla bien fría.

¿CATAMOS?


Su color es brillante, amarillo pálido y pajizo en el caso de la Manzanilla fina y más dorado en Manzanillas pasadas


Si la hueles, descubrirás aromas florales que recuerdan a la camomila y notas que te recordarán a almendras y a panadería


Cuando la pruebas es seca y delicada, con notas salinas. También notarás una agradable sensación de frescor y un sabor persistente, sutilmente amargo

COMO SERVIRLA

Tu Manzanilla siempre bien fría.
Entre 6º y 8º estará perfecta

Sírvela en un catavino, una copa de vino blanco, o en cualquier otra copa de cristal fino

Pídela en botella y con el sello del Consejo Regulador que acredita su autenticidad

Siempre presente en momentos de alegría y celebración, la Manzanilla es sobre todo una excelente compañera de la gastronomía. Es tan versátil y rica en matices, que podrás contar con ella para acompañar infinidad de platos.

En el tapeo

La Manzanilla es el vino ideal para el tapeo, especialmente junto a embutidos, salazones y mariscos.

Imprescindible con:

  • Jamón ibérico
  • Anchoas
  • Aceitunas
  • Gambas

 

En el mundo

Un vino excepcional, que ha conquistado a grandes maestros de la cocina internacional y que triunfa en las mesas de las más diversas culturas gastronómicas.

Imprescindible con:

  • Sushi o sashimi
  • Ceviche
  • Guacamole
  • Tempura

En la mesa

El blanco perfecto para platos marineros y, por su baja acidez, casi la única opción para ensaladas y aliños.

Imprescindible con:

  • Pescado a la sal
  • Arroz marinero
  • Salmorejo
  • Ensalada